Cómo es un masaje con Anna…

Qué sucede dentro de la cabeza de Anna Fernández cuándo esta haciendo un masaje??? 

Os lo voy a contar:

Primero de todo (mentalmente) me presento al paciente y a la energía de la persona que esta en la camilla, luego le pido permiso para trabajar con el/ella y le doy las gracias por darme la oportunidad de trabajador con ella/el.

Después, según lo que quiera conseguir el paciente, empiezo por un lado o por otro. Imaginemos que empiezo por la espalda. Le pongo las manos encima y hago unos pases como para “despojar” el cuerpo del estrés acumulado.

Entonces le reparto el aceite por toda la espalda. Esto sirve como toma de contacto, aquí las sensaciones empiezan a tomar conciencia; las pieles se conocen, el cuerpo se relaja, es ahora, cuando verdaderamente, el paciente esta en mis manos.

Teniendo en cuenta que  “mi plato preferido” son las cervicales voy pensando el tiempo del masaje, y sé que cada vez la persona esta más relajada y más entregada. Sé que es en este estado de relajación cuando nos vienen ideas, quizás proyectos o hasta incluso encontramos solución a alguna cosa que nos venia preocupando. Es en este estado, cuando el paciente encuentra ese refugio que vino buscando.

Lograré que su objetivo se cumpla?

Me dejo llevar para que sean mis manos y mi intuición las que trabajen y lean lo que necesita su cuerpo en ese momento. Qué será? Mimos? Calor humano? Refugio? Olvidarse del presente durante 1h? Comprensión? Desahogo? Cariño? Desbloquear emociones? Desprenderse de emociones que nos molestan?

Llegamos a las piernas; ellas nos llevan al futuro, nos llevan a nuestros proyectos y a nuestros objetivos. Me encanta testear cómo están, qué me dicen? Están rígidas? Están contracturadas? Están sueltas? Sabéis que cuando una persona no se suelta al recibir un masaje es que en su vida cotidiana no sabe delegar? O falta de confianza en los demás…

A veces me pregunto qué será lo que ha movido a esa persona a venir? Cuál será realmente el objetivo del masaje? Que responsabilidad!! No creéis?

Os imagináis que esa persona sabe realmente cual es el objetivo del masaje y me lo transmite para que yo al mismo tiempo ponga mi intención en eso y así consigamos los dos llegar al objetivo del masaje. Seria maravilloso!!!

El cuerpo refugia emociones

Le he pedido que se de la vuelta, estoy trabajando piernas. Tengo que lograr que suelten toda la tensión, el estrés, el agotamiento de llevarnos a todas partes. Hay sitio muy pesados: “oficinas con jefes”, “casas con niños”, “camas con parejas que no deseamos”, “reuniones que no nos apetecen” o largos ratos sentados en la misma postura. Por el contrarios las pobres piernas también sufren nuestro afán por cuidarnos: “largas caminatas”, “clases de spinning” o son víctimas de nuestro ocio “largos viajes”, partidos de futbol”, etc..

Un poco de reflexología. Relación entre los órganos y las emociones.

Los pies, esos grandes olvidados. Aguantan nuestro peso toda la vida. Nos llevan hacia el futuro a nuestros sueños. En ellos descubro realmente, cómo está el paciente. Puedo ver el estado de su columna vertical, si hay contracturas, bloqueos, etc. Hago un repaso todos los puntos de los órganos, por ej.: el estómago, el hígado, los riñones, intestinos, etc. El estómago y el hígado son dos puntos que por el tipo de alimentación alta en toxinas, proteínas animales y lácteos, son puntos que casi siempre duelen. Sabíais que haciendo presión en estos puntos la persona puede notar mejora en las digestiones y dejar de estar tan irritable y/o enfadado con el mundo? Normalmente cuando el hígado esta bloqueado, la persona manifiesta un carácter fuerte e irritable con el mismo y con los demás. También utilizo el punto de la cabeza y el plexo solar en el punto reflejo de los pies para relajar al paciente, entonces estamos trabajando en triada: plexo solar, cabeza y cervicales, y al mismo momento el paciente nota que estamos relajando los pies también.

El asiento de nuestros pensamientos

Ahora llegan las cervicales!!!

Me encanta esta zona. Las cervicales “aguantan” nuestros pensamientos. Os imagináis eso? Miles y miles de pensamientos al día. Algunos repetitivos y cansinos. Otros nos producen rabia, otros impotencia, otros melancolía, tristeza, preocupación, celos, envidia, etc. A veces son tan pesados que no nos dejan dormir. Lo que hago en este punto del masaje es desbloquear la zona, amasar toda la musculatura de las cervicales y los trapecios, así ayudo, a que movilizando la sangre, aumente la circulación y la persona sienta alivio en la zona. Hay puntos de acupuntura que utilizo para “dispersar los pensamientos basura”, el paciente se encuentra en un estado de relajación profundo. Quizás esté a punto de dormirse, ahora es como si “se hubiese desconectado de su cuerpo y de su mente”. También trabajo el plexo solar, punto que esta en medio de los dos pecho, casi siempre bloqueado por las emociones que no somos capaces de expresar. Trabajando y manipulando este punto nos libera muchísimo.

Despertar

Para finalizar e ir haciendo que el paciente “vuelva” y se vaya haciendo la idea de que la sesión esta finalizando, presiono puntos del cráneo y de la cara especiales para liberar estrés y dar energía.

Me guardo unos 2/3 minutos, pongo mis manos debajo de la nuca y la cabeza. Le doy las gracias por haberme dejado trabajar con su cuerpo y darme la posibilidad de ayudarle y de ayudarme a mi.

Le dejo reposar 5 minutos solo.

834648f9d002503ef3879e2ca37a67eb


Call Now Button